Castaño singular

 

 

 

PLANO GENERAL DE LAS RUTAS

Croquis de rutas por Las Médulas Descargue desde aquí el croquis para imprimir

 

  • Rutas por
    Las Médulas
  • Senda
    Perimetral
  • Senda de
    Las Valiñas
  • Senda de
    Reirigo
  • Senda
    del Lago
  • Senda de
    los Conventos

Para una mejor comprensión de las rutas, comenzaremos partiendo del Aula Arqueológica, y desde ahí nos trasladaremos hasta el punto de comienzo de cada ruta. Todas ellas están debidamante señalizadas, por lo que no tendremos ningún problema para seguirlas. Solamente elegiremos una de ellas y comenzaremos el recorrido.

Las rutas aquí descritas permiten realizar una serie de combinaciones de mayor o menor distancia, a gusto del visitante, dependiendo de varios factores: el tiempo de que se disponga y la distancia que quiera recorrer, lo ideal para una visita mas o menos completa, sería emplear dos jornadas, repartiéndose las distintas rutas para el primer y segundo día.

Las rutas que arriba se reseñan tienen características muy distintas, si bien, algunas de ellas se complementan entre sí para, por ejemplo, optar por otro camino de regreso al punto de partida.

La Senda Perimetral es la mas larga de todas ellas, también es, por supuesto, la mas completa, pero exige un mayor esfuerzo, que no excesivo debido a la distancia a recorrer.

La Senda de las Valiñas, es la más utilizada por los visitantes ya que es muy sencilla y conduce a los puntos del interior de las Médulas como La Fuente de la Tía Viviana, la Cuevona y la Encantada, siendo una ruta circular con regreso al mismo punto de partida.

La Senda de Reirigo presenta similar dificultad que la Perimetral, ya que confluye en los mismos lugares que esta última, y su regreso también plantearía varias opciones.

La senda del Lago Sumido, es un paseo muy agradable, sin dificultada alguna y de corto recorrido, además de llegar hasta el Lago, también podremos contemplar las vistas desde el Mirador de Chao de Maseiros acondicionado sobre una plataforma de madera con paneles explicativos.

Por último a la Senda de los Conventos podemos acceder desde dos puntos, desde la Carretera de Las Médulas a Carucedo o desde el pueblo de Orellán, también puede ser complementaria de la Perimetral y la de Reirigo para regresar al punto de partida.

La Senda Perimetral es la mas larga de las rutas señalizadas, comienza frente a la iglesia de San Simón y San Judas, allí veremos, a la derecha del sentido de marcha, el indicador, al llegar a la altura de la iglesia tomaremos la calle que sale a la derecha y continuaremos unos cien metros hasta girar a la izquierda, ya saliendo el pueblo continuaremos por una pista terriza, que también es conocida como camino de Yeres, ya que por ésta se accede al mismo. El camino está franqueado a ambos lados por matorral y castaños, mas arriba iremos viendo a la derecha amplias praderas, a medida que avanzamos se hace cada vez mas empinado, hasta llegar al cruce que conduce, a la derecha a Yeres y a la izquierda hacia el Mirador de Orellán.

Allí nos encontraremos un indicador que nos avisa de que el Mirador de Orellán está a 4 Kms. y el Mirador de Pedrices a 0,5 Kms., comenzamos a caminar hasta este último, e iremos viendo a la derecha el paisaje que presenta la Sierra de la Cabrera. Al llegar al Mirador de Pedrices nos sorprenderá gratamente la vista de un fantástico paisaje que ponen de manifiesto los restos de los picos, a la derecha, el pueblo, y la zona de los lagos. Al fondo alcanzaremos a ver el Embalse de Campañana y el pueblo de Lago, situado por encima del Lago de Carucedo.

Tras contemplar estas vistas continuaremos nuevamente la marcha, y a escasos metros, veremos que por la izquierda confluye la ruta denominada "Senda de Reirigo", que a partir de allí comparte unos metros del mismo camino que la que vamos siguiendo. El recorrido es siempre en tramo ascendente pero sin dificultad.

Siguiendo la marcha llegaremos hasta el cruce de una pista, a la izquierda, que nos señaliza las Médulas de Yeres, este camino de unos cien metros finaliza en una explanada desde la cual ya podremos contemplar el Pico Reirigo y algún resto de galerías. Desde esta explanada y continuaremos por una senda hasta la parte superior desde donde encontraremos, nuevamente un esplendido paisaje, y si rodeamos el Pico Reirigo podremos acceder a dos galerías por las que nos podremos adentrar pero previstos de linterna, ya que una de ellas cruza el Pico hasta llegar a asomarnos por el lado opuesto.

En este punto confluye también la Senda de Reirigo, que más adelante veremos. Para continuar con nuestra ruta debemos volver sobre nuestro pasos y continuar por la pista hasta el Campo de Braña, en este punto encontraremos un área recreativa acondicionada con sombras, bancos y mesas, también existe una fuente pero no siempre tiene agua.

Tras hacer un alto en el Campo de Braña seguiremos, nuevamente por el mismo camino, y nos encontraremos a escasos metros un indicador que nos anuncia la situación de los restos de un canal, a la derecha del camino, este era uno de los canales que conducían el agua hasta el depósito situado en las proximidades del Mirador de Orellán.

A partir de aquí el camino es llano y un poco mas adelante comenzaremos a ir descendiendo, en la primera curva del camino una vez dejado el Campo de Braña, podremos ver a la derecha el pueblo de Voces y el Pico Ferradillo, el punto de mayor altitud de la zona. También comenzaremos a divisar el Mirador de Orellán.

Al finalizar el descenso y antes de llegar al mirador, veremos a la izquierda, la senda denominada "Camino del Mirador", esta será una de nuestras opciones para el regreso al Pueblo y para bajar a ver de cerca los picos y las Cuevas.

El Mirador está perfectamente acondicionado para que contemplemos el paisaje de la vista mas conocida de Las Médulas, también, podremos acceder a una galería que nos conducirá al balcón situado a la derecha del Mirador. Para acceder a esta Galería, previo pago de una módica cantidad, nos proveerán de un casco y una linterna, y solamente podremos acceder acompañados de un guía.

Una vez realizada la visita habremos completado la ruta de la "Senda Perimetral" hasta el Mirador. Ahora nos quedan varias opciones para volver, al punto de partida. La primera sería volver por el mismo camino por el que vinimos. La segunda sería bajar hasta el pueblo de Orellán y continuar por la Senda de los Conventos hasta llegar al Aula Arqueológica y la tercera volver unos metros hacia atrás y bajar por Camino del Mirador que antes vimos.

Si opta por continuar por la Senda de los Conventos, seleccione arriba la pestaña de esta ruta, y si elige volver hacia atrás y bajar por el Camino del Mirador, continúe leyendo.

El camino del Mirador, en cualquier época del año, presenta unas características estupendas para bajar hasta el centro del Las Médulas. El camino es en su totalidad descendente y discurre entre los castaños y matorral, que proporcionan una sombra muy agradable en los días calurosos además de un entorno muy agradable.

Al final del camino llegaremos a la fuente de la "Tía Viviana", de la que, últimamente, no manaba agua, y veremos una carretera asfaltada que forma parte del recorrido de la Senda de las Valiñas, así que a partir de aquí deberá seleccionar la pestaña de esta Senda y continuar desde el apartado de la Fuente de la Tía Viviana.

Tras iniciar la marcha en el Aula Arqueológica iremos cruzando el pueblo por la carretera, rebasaremos la plaza donde se encuentra el lavadero, dejaremos la iglesia de San Simón y San Judas a la izquierda, unos metros mas adelante llegaremos al Centro de Recepción de Visitantes, donde nos informarán de todo lo relacionado con el entorno y, si lo deseamos, nos acompañarán para ir explicándonos como se llevó a cabo la explotación.

Si continuamos sin guía, llegaremos a una barrera señalizada con dirección prohibida (para vehículos), ahí comienza la Ruta de las Valiñas, rebasando la barrera y continuando por la pista asfaltada.

Esta ruta es muy cómoda, discurre por una pista asfaltada a nivel ligeramente ascendente y franqueada a ambos lados por castaños, que nos permitirá admirar ejemplares con troncos de formas diversas y algunos de gran tamaño. Seguiremos el camino hasta la Fuente de la Tía Viviana, allí, podremos optar por descansar unos momentos en algún banco, contemplar la fuente o seguir la marcha.

En este punto nos surgen dos opciones, tomar el Camino del Mirador que se encuentra junto a la fuente, a la derecha del sentido de marcha, y subir hasta el Mirador de Orellán, para, tras observar el paisaje desde el Mirador volver a bajar por el mismo camino y continuar nuevamente la marcha en el punto donde la habíamos dejado.

Si reemprendemos la marcha, lo haremos, otra vez, por la pista asfaltada en tramos descendente y llanos, hasta llegar al final del asfalto. En este punto continuaremos por una pista de tierra franqueada por muro empedrado a la izquierda y barandilla de madera a la derecha, tras una pequeña subida llegaremos a la altura de un castaño que presenta un tronco muy característico, siguiendo un poco más adelante llegaremos a la Cuevona, nos sorprenderán sus extraordinarias dimensiones y podremos introducirnos dentro y observar lo restos de las galerías.

Una vez visitada la Cuevona y admirado el paisaje que se puede observar desde ese punto, continuaremos por la misma senda, en tramo ligeramente ascendente hasta llegar a la Cueva de la Encantada, ésta por sus características es muy llamativa, permitiéndonos entrar y recorrer varias galerías.

Finalizada la visita de la Cuevona y la Encantada, podremos ascender un poquito más, y contemplar el paisaje desde la base del Pico del Águila, los más atrevidos podrán subir por un sendero de elevada dificultad hasta la proximidad de la cumbre del Pico, desde donde se puede admirar la belleza del entorno, quedando la entrada a la Cuevona a nuestros pies con una perspectiva muy llamativa.

Cuando decidamos continuar la ruta deberemos volver sobre nuestros pasos, rebasando la entrada de la Cuevona, y tomaremos un camino que sale a la derecha, también se puede bajar por un pequeño sendero una vez salgamos de la Encantada, y nos introduciremos por un camino descendente, dejando el Pico del Águila a la derecha y la Cuevona atrás, ahora ya solamente nos queda ir disfrutando del paisaje que forman los diferentes Picos y la vegetación.

Esta senda, al ser de tipo circular, nos conduce de vuelta al punto donde la habíamos iniciado, solo nos queda volver a cruzar el pueblo y llegaremos al punto de partida.

Otra opción si no queremos regresar aún y disponemos de tiempo suficiente, sería llegar hasta la iqlesia y tomar a la izquierda la Senda del Lago Sumido.

Partiremos del mismo punto que las anteriores, es decir desde el Aula Arqueológica, cruzaremos el pueblo por la carretera, rebasaremos la barrera, señalizada con dirección prohibida, para vehículos, y continuaremos hasta el final de la cuesta de pista asfaltada, rebasada la primera curva nos encontraremos, a la derecha, el inicio de la ruta denominada Senda de Reirigo.

El camino por el que transcurre, también es conocido en el lugar como "Fuente de la Perra", es un sendero que discurre entre castaños en tramo siempre ascendente pero no muy difícil de seguir, y finaliza en una explanada situada a lo alto del monte, cruzando la senda de dicha explanada desembocamos en la pista que nos lleva, a la izquierda, al Campo de Braña, por lo continuaremos por esta pista unos metros hasta encontrar otra senda que sube por una loma, y que nos llevará hasta las Médulas de Yeres.

Continuaremos la senda por detrás del pico Reirigo y podremos ir viendo varias galerías más que se encuentran junto a la senda. A la izquierda podremos ir contemplando un paisaje espectacular de Las Médulas, la ruta finaliza en el Campo de Braña.

A partir de aquí nos surgen varias opciones, o volver por el mismo camino o continuar a la izquierda y llegar hasta el Mirador de Orellán, si optamos por esta última podremos consultar la ruta Senda Perimetral, y continuaremos ésta desde el Campo de Braña.

La Senda del Lago Sumido parte desde la carretera que atraviesa el pueblo, justo de frente a la iglesia de San Simón y San Judas, esta senda no presenta dificultad alguna, discurre por una pista terriza, prácticamente llana salvo por un par de repechos.

El recorrido hasta el Lago Sumido es corto y antes de llegar a éste, podremos ver a la derecha la Laguna larga y un poco más adelante la Laguna de Pinzais a la izquierda.

Después tras subir un último repecho podremos contemplar el Lago Sumido, iremos bordeándolo y contemplando, si es la época, los nenúfares blancos, que cada año que pasa se van viendo menos, hasta que, me temo, desaparezcan por completo. Podremos observar un panel informativo sobre la leyenda de Roldán y la formación del lago.

Continuaremos la marcha por la orilla del lago hasta llegar al Mirador de Chao de Maseiros, donde desde una plataforma de madera podremos contemplar una basta extensión que nos permitirá ver el Lago de Carucedo, el pueblo de Lago, la presa del embalse de Campañana y algún canal de evacuación de estériles, todo ello convenientemente explicado sobre un panel panorámico.

Tras la visita volveremos sobre nuestros pasos hasta regresar al punto de inicio de la Senda, frente a la Iglesia.

La Senda de los Conventos se puede comenzar desde dos puntos, desde el Aula Arqueológica o desde el pueblo de Orellán, como complementaria de otras rutas como la de Senda Perimetral o la Senda de Reirigo, siempre que hayamos decidido en éstas llegar hasta el pueblo de Orellán desde el mirador del mismo nombre.

Si la comenzamos desde el Aula Arqueológica deberemos tomar la carretera hacia Carucedo y a menos de un Km. encontraremos a la derecha la Senda de los Conventos, es una pista terriza que no presenta dificultad alguna, con muy ligeras subidas en este sentido, durante el trayecto podremos ver varios paneles panorámicos con explicación del paisaje que vamos contemplando.

La Senda de los Conventos finaliza en el pueblo de Orellán, por lo que, una vez completada, nos queda la opción de regresar volviendo sobre nuestros pasos o bien, los más preparados físicamente y con tiempo, continuar desde Orellán por la carretera del Mirador, de bastante pendiente y desde éste bajar por el Camino del Mirador que nos conduce hasta el corazón de Las Médulas.

 

 
 
 
   

Imagen obtenida de Google maps de la Zona Arqueológica de Las Médulas, con detalle de sendas e indicación de algunos de los puntos más significativos.

(Pulse sobre la imágen para verla ampliada)

   

 
     
     
 

lagosumido.com 2008

lagosumido1@gmail.com